HIEROGAMIA – Variaciones sobre una relación erótica con el sol / Gocho Versolari, poeta

Para que nos amemos,
el sol se transforma en mujer.
Joven,
blanca,
negra,
con grandes tetas,
con pies pequeños.
La conduzco a la piedra del sacrificio
y allí la acaricio,
la penetro
hasta que sus carnes
se licúan y se vierten
en el punto de mi alma
tejido con terciopelo y oropel.
Luego el sol será un hombre,
y yo seré una fémina.
Moveré mis caderas para seducirlo.
Dejaré que me viole
bajo un cielo verde repleto de bandadas.
Las aves
tendrán rostros de héroes,
y plumas de poetas.
El sol me penetrará hasta el tuétano
y yo me licuaré
para vertirme jubilosa
en el punto alto de su entraña.
En el atardecer del cosmos
el sol y yo nos convertiremos en andróginos.
Intercambiaremos
genitales, caricias
Del semen, de los flujos
nacerán cúbicos planetas.
Los asteroides
tendrán forma de obeliscos
y una rosa instantánea hecha de galaxias
estallará de pronto.
en el orgasmo azul
Nos hundiremos
en las sombras arcanas,
donde el silencio y la luz serán amantes
capaces de parir
la eternidad.

 

____by_denisgoncharov-dbekaqt

GOCHO VERSOLARI

Un comentario

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.