SEEHONO – Sobre la mesa se agita mi sexo más profundo / Gocho Versolari, poeta

 

En el tiempo que el pueblo «Pack» pasó entre los humanos, los habitantes de la tierra polarizaron sus opiniones; para muchos, las personas que habían llegado a través de los sueños humanos, eran la esperanza de la humanidad. Por su parte, las «Gente Pájaro» – como también se los conocía – abrieron sin reservas los detalles de su cultura, los misterios de sus vidas. A través de eventos, seminarios y grupos de convivencia, formaron a los humanos en su cosmovisión. La misma se centraba en el «desarrollo multiforme de la libido» . El sexo para el pueblo «Pack» debía cambiar en forma constante, y la tendencia humanas llamada «Queer» eran lo más parecido a su ideal: una persona debía transformarse en hombre en mujer y en andrógino.
Fue por esto que las iglesias y los grupos de derecha, los anatematizaron calificándolos de «personeros de Satanás». Por otro lado, la preferencia de la gente «Pack» hacia los sectores más sumergidos de la sociedad y los cuestionamientos acerca del poder, hacía que los gobernantes laicos los etiquetaran como «marxistas o anarquistas revolucionarios».
Al poco tiempo de interactuar con la sociedad humana, la burguesía descubrió que muchos jóvenes en contacto con el pueblo «Pack» cambiaban su orientación sexual. Uno de los eventos más importantes era el llamado SEEHONO. El mismo, aunque casi siempre se lo percibía como un ser concreto, era definido por el pueblo «Pack» como «la materialización de una experiencia». El objetivo de confrontarlo era enfrentar al ser con lo más profundo de sí mismo. El cambio debía ser espiritual, emocional y físico y debía antes que nada traducirse en el sexo, en los cambios de orientación y género.
La forma más precisa de brindar una idea sobre SEEHONO es volcar una síntesis de las principales experiencias narradas por los humanos que participaron en la práctica.
Los «Pack» afirmaban que no cualquiera podía enfrentarse a SEEHONO. La persona debía tener una trayectoria en las reuniones que servían para recibir los principios de la cultura de los visitantes.
Luego de brindar un acuerdo oral y escrito acerca de la confrontación, la persona era llevada a una habitación espaciosa, con paredes, techo y piso blancos y en el centro una mesa circular sobre la que estaba SEEHONO. El mismo era descripto en formas diversas y opuestas por aquellos que lo enfrentaban. Muchos lo veían como una persona que les resultaba familiar o a quien decían conocer; a veces un pariente, una ex pareja o un sacerdote. Las versiones coincidían en que ese ser en el que se personificaba SEEHONO hablaba con ellos; pronunciaba algunas frases – con sentido o incoherentes – y por último desaparecía esfumándose en el aire.
Otros de los participantes en la confrontación, veían a Seehono como una masa sin forma ubicada sobre la mesa. Algunos afirmaban que poseía varios ojos, otros le adjudicaban un número desmesurado de bocas. Otros aseguraban que permanecía inmóvil; otros que se agitaba. Muchos señalaban que de esa superficie orgánica e informe emergían genitales que se transformaban en personas diminutas o animales. Algunos salían de la experiencia en estado extático y otros claramente asqueados. Eran frecuentes los desmayos, las lágrimas, la angustia y el júbilo y en todos los casos se producía un intenso aumento de la libido.
«SEEHONO es la entidad informal que representa la totalidad del instinto sexual de la persona que lo enfrenta. La experiencia puede producir rechazo, aceptación, júbilo o miedo, pero lo cierto es que todo lo que se había aprendido sobre el sexo estalla y se inicia un encuentro con la auténtica libido» – afirmaba Markos Hannao, uno de los más reputados pensadores «Pack» Agregaba que las violaciones o los traumas recibidos en la educación sexual eran restañados de inmediato por la confrontación con Seehono.
Taqkemus también era una experiencia en la que los ideales regulatorios de la persona estallaban y la m,isma entraba en crisis. Seehono, si bien cumplia los mismos objetivos, presentaba el proceso como algo natural. «En Seehono la persona no debe entrar en crisis, sino aceptar los repliegues oscuros de su ser con un sereno júbilo» – Remata Hannao en una de sus entrevistas. De este modo, la persona sometida a esta experiencia, debía por primera vez en su vida ser dueña absoluta de su sexualidad.

 

SEEHONO – Sobre la mesa se agita mi sexo más profundo.

 

black_satin_by_liiliifish_d5csong-fullview

 

En la habitación blanca
nos veo amándonos,
follándonos,
levantando la espuma de los siglos.

A veces soy yo.
A veces soy tú,
mientras el tiempo se prende de las carnes
y nuestros vientres rugen
y un aguerrido monstruo
agita las agujas del ser.

Nos amamos.
Nos follamos.
Destrozamos las pieles,
los eones
y volvemos a crecer como las plantas
desde lo oscuro
para buscar la luz.

d391rx0-34447fb0-d2a4-4bb8-b9a3-562691d1d676

 

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.