TANHIPOR – Tu muerte impregnada de vida / Gocho Versolari, poeta

TANHIPOR (Segunda parte)

El texto anterior puede encontrarse en:

Tanhipor (*) y tu desnudez / Gocho Versolari, poeta
A continuación transcribo lo esencial del significado del vocablo TANHIPOR:
1) El término hace referencia a una muerte autoproducida con el fin no de buscar la aniquilación, sino de producir un efecto determinado: descender al reino de los muertos para traer de regreso algo o alguien.
2) Proceso de descomposición en un cuerpo en el que se ha ido la vida.
3) Se refiere a cierto estado de prácticas necrofílicas rituales que se practicaban con el objeto de producir una resurrección.
4) Se aplica a todo concepto en el que la muerte, de uno modo u otro va acompañada de una resurrección.
Cuando el pueblo «Pack» decidió vivir entre los humanos y tomó contacto con la cultura occidental, lo que más los atrajo fue el mito de Eurídice. Los estudiosos de la cultura «Pack» advirtieron que la misma tenía como fundamento un relato legendario similar a la aventura de Orfeo. Los muertos para el pueblo «Pájaro» también iban a un inframundo que, como el Hades griego, no era el infierno, sino un sitio de reposo antes que la vida volviera a manifestarse en uno de los tantos mundos presentes en el cosmos.

El remoto pasado del pueblo «Pack» era muy diferente al de los hombres. En la sociedad de la prehistoria «Pack» había grandes edificios, descubrimientos tecnológicos y un individualismo extremo que llevaba a separar una vida de la otra en compartimientos estancos. Se exhaltaba la relación de pareja y la familia tradicional, pero los vínculos duraban poco y toda convivencia se transformaba en un infierno. En este contexto, la muerte implicaba un fin absoluto, una tragedia total.

Heko y Misírofe eran los nombres de una pareja «Pack». Ellos pensaban que el amor debía acompañar a la realización personal y para ello se aislaron de la sociedad. Eligieron para vivir un sitio alejado de las ciudades, lo que sería para nosotros una zona rural. Luego de varios años de felicidad, al salir para recoger leña, una serpiente mordió a Heko, quien jugaba el rol masculino en la pareja. El veneno del ofidio le produjo la muerte. En un principio, su amada Misífore cayó en la desesperación. Por consejo de una anciana sabia que vivía en las inmediaciones de su casa, decidió marchar al mundo de los muertos para recuperar a su amado. Debía hacerlo descalza, vestida con una leve túnica y portando un cayado mágico que le abriría las puertas del inframundo.
Las aventuras de Misírofe forman una extensa literatura que circula en el pueblo «Pack», parte en forma de trasmisión oral y parte escrita en gruesos pergaminos. Como en el mito de Orfeo, Misírofe encuentra a su amado convertido en una sombra. Debe transitar los senderos de la muerte sin volverse a mirarlo. A diferencia del relato griego, la mujer cumple lo establecido y logra que su amado regrese. Luego de tres años de brindarle una alimentación especial y de estimularlo sin cesar a través del sexo, Heko vuelve definitivamente de la muerte y la pareja pasa a formar parte de los inmortales que se alojan en el este de la tierra «Pack».
La leyenda agrega que la forma de traer a su amado por parte de Misírofe fue a través de una fellatio y de mantener intensas relaciones sexuales en lo profundo de la tierra. Según el pueblo «Pack» el erotismo, la libido y el sexo son los pilares que sirven para prolongar la vida y procurar la resurrección.
Por último, luego de estudiar en forma excluyente el mito de Orfeo, analizar las razones de su fracaso y vincularlo con la actual cultura de los hombres, los representantes del pueblo «Pack» concluyeron que si Orfeo hubiera sido la mujer y si hubiera tenido éxito en su misión, la sociedad humana hubiera evolucionado hasta ser como la del pueblo «Pájaro» y estaría libre de los problemas en la actualidad asolan a los hombres.

Tu muerte impregnada de vida.

yin_yang_v_by_photoport-d6uxqt5

Tu vida impregnada de muerte
en este cabalgar de mis ancas
sobre tu sexo
Una parte de mí se aleja
para observar tu cuerpo quieto,
los obeliscos de tus pezones,
los terremotos inmóviles
de tus orgasmos,
tus pies
yertos y bellos
que dejaron de marchar.

Es esta muerte impregnada de vida
la que me lleva a beberte,
a inundar mi sangre con tus labios,
con las llanuras pálidas de tu piel,
con tu alma
que aún caracolea a la altura de tu ombligo
y emerge rotunda en tus empeines.

Regresarás riente
hollando colinas en el alba,
destrozando el silencio de la noche,
extendiendo el pan,
el sacrificio
y el final del dolor.

and_off_it_goes_by_marcbergmann_d99of2w-fullview (1)

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.