DANSEKBAKUF (*) – Persona-orgasmo – Padāratha: Unión íntima con la materia. / Amar tus átomos / Gocho Versolari, poeta

 

 

(*) En la anterior entrada titulada DANSEKBAKUF (*) Persona orgasmo – Los amantes convulsos vimos que el término pak Dansekbakuf estaba formado por la raíz Dan que significa hombre-mujer y por Sekbakuf, cuya traducción más aproximada es «el estallido de  la cosmovisión». En conjunto podría interpretarse como «Hombre-mujer orgasmo» y se refiere a aquellos que viven en un orgasmo perpetuo, lo que los hace aparecer como desequilibrados: hablan solos, se agitan o entran en convulsiones en plena calle y sus palabras tienen siempre un sentido enigmático. Muchos las escuchan y las atesoran con devoción,  como si se tratara de profecías.

El término tiene una significación profunda en la cultura pak. La complejidad y la cantidad de procesos que implica hace que este artículo no sea suficiente para agotar el tema. Para no prolongarlo demasiado, en una tercera entrada completaremos la descripción mítica y nos detendremos en las aplicaciones chamánicas del concepto.

SHIN Dansekbakuf (Mítica del hombre-mujer-orgasmo) Unión íntima de la materia

 

04d3368a0d038950bf499a3da07ee136

Dansekbakuf como mito tiene que ver con el automóvil. Es importante destacar que desde épocas remotas, el pueblo pak conocía la rueda y la utilizaba para desplazarse. Aunque nunca produjeron el equivalente a una revolución industrial, cuando tomaron contacto con la civilización occidental, fue  el automóvil el único invento que el pueblo pak asimiló de inmediato . Los  pak elegían los descapotables. Si no podían comprarlos, era frecuente que tomaran un automóvil común y le quitaran el techo o que circularan con las ventanillas abiertas. Al poco tiempo, todos vieron con asombro una práctica pak a la que llamaban Padāratha que puede traducirse como «Unión íntima de la materia». Un automóvil conducido por un Dan u hombre-mujer pak podía atravesar cualquier superficie rígida sin estrellarse. En el momento de hacerlo, tanto el vehículo como la superficie contra la que chocaba parecían licuarse, se unían por un momento y volvían a separarse sin haber sufrido daños. Al parecer un conjuro que el pak pronunciaban antes de subir al vehículo, permitía que las moléculas de este se apartaran; afirmaban que las porciones de materia del automóvil conversaban con las de la superficie a atravesar y ambas ejecutaban una complicada danza por la cual en pocos segundos los átomos de una se mezclaban con los átomos de las otras y al terminar la colisión regresaban a sus respectivas estructuras. Cuando un automóvil pak se precipitaba a una superficie como la de un muro, despedía  un fogonazo antes que el  vehículo entrara  para salir intacto del otro lado unos segundos después. El conductor sólo  percibía  una brisa cálida y embargante.
Al poco tiempo de descubrirse esta práctica, los pak accedieron a  brindar  exhibiciones: con sus automóviles atravesaban gruesas superficies dando volteretas, trepando, descendiendo en dirección al centro de la tierra, volviendo a salir y ensayando otras acrobacias. El caso más destacado fue el de un Dan pak que con su automóvil entró por la ladera norte de una montaña y una hora después emergió por la ladera sur luego de haberla atravesado.
Los  pak encargados de la organización cuidaban  que cuando dos automóviles tripulados se enfrentaran en el baile de las moléculas, el impacto se produjera de frente. Estaban prohibidos los choques en la parte trasera, salvo que hubiera un acuerdo explícito entre ambos conductores. Al tratar de averiguar la razón, los pak contestaron que lo que pretendían evitar era que la danza de las moléculas se produjera entre cuerpos humanos. Al ser interrogados por las razones respondieron elusivamente; citaron la novela de J. G. Ballard «Crash» donde se describe la sinfororilia, una parafilia en la que las personas obtienen la excitación sexual con los accidentes de tránsito.

El tema interesó a la población y algunos periodistas curiosos se dedicaron a indagar. Se descubrió que muchos pak se retiraban a lugares aislados a practicar la Padāratha y entre ellos, un número importante procuraban colisionar al otro vehículo por la parte posterior. Al hacerlo, los cuerpos formaban parte del choque uniéndose entre ellos. Un par de periodistas pudieron obervar el fenómeno: se cuidaba que los conductores ocuparan un sitio preciso antes que ambos automóviles impactaran y se atravesaran. En el momento de la colisión, los cuerpos emitían una luz roja que se elevaba bailoteando sobre los carros y alejándose hacia el cielo.
El resultado de esas colisiones eran los Dansekbakuf, es decir los hombres-mujeres-orgasmo. Ambos miembros de la pareja al separarse caían en una suerte de estado de confusión que los llevaba a recorrer las calles cantando a voz en cuello, recitando poemas e interpelando a quienes cruzaban en términos que muchas veces resultaban extraños y crípticos. Los paks explicaban que cuando las   personas   chocaban y las  moléculas danzaban unas con otras, lograban una unión especial que los hacía entrar en aquel  éxtasis (no usaban la palabra delirio ya que no les parecía adecuada) En esta primera etapa que duraba entre siete días y tres meses, los participantes del choque, profundamente enamorados uno del otro,  no necesitaban encontrarse ni hacer el amor. La presencia de ambos miembros de la pareja en el interior de los respectivos cuerpos era suficiente para prolongar durante los días y las noches una constante unión íntima con el ser amado. Pasado el tiempo de la primera etapa, cuando las moléculas y los átomos de los cuerpos disminuían la intensidad y la rapidez de la danza, se buscaban y durante días permanecían desnudos y abrazados mirándose a los ojos.

Incapaces de alimentarse y cuidarse por sus propios medios, requerían la ayuda de familiares y de miembros de la comunidad. Algunos utilizaban simbólicos ataúdes para albergar a los amantes ya que consideraban que aquello era una especie de muerte gozosa en la que los miembros de la pareja sentían la plenitud de permanecer unidos. Lo más común era que pasado el tiempo reglamentario, los miembros de la pareja formaran una unión convencional. Eran pocos los que accedían a la siguiente fase del Dansekbakuf: La pareja despertaba de la muerte virtual en un solo cuerpo. Debajo del pene, en el perineo había una vulva y un par de voluminosos senos abultaban en el pecho.   El nuevo ser al que llamaban Tino, tenía dos  cabezas separadas: la del hombre y la mujer. (Cabe señalar que el proceso también se cumplía cuando la unión era entre  dos hombres o de dos mujeres).  Desde entonces podían manejar la situación a voluntad: permanecer con el mismo cuerpo, o mostrarse separados.

Cabe señalar que el pueblo  pak nunca exhibió en forma pública dicho procedimiento a pesar de que empresas televisoras y otros medios periodísticos les ofrecieran grandes cantidades de dinero. Consideraban que formaba parte de una profunda intimidad y que no debía mostrarse en forma pública. A partir de esta extraña unión,  la pareja de Dansekbakuf, es decir de hombre-mujer-orgasmo convivían en forma más o menos normal. Se procuraba que se dedicaran al arte:   De los Dansekbakuf, es decir de los hombres-mujeres orgasmos que surgieran de una colisión han surgido las colosales obras pictóricas, escultóricas, arquitectónicas o literarias de la cultura pak.

 

Amar tus átomos.

time_of_muse_by_artofdanphotography_dd5zrsa-fullview

Esta madrugada
tus moléculas danzaron con las mías
En una orgía colosal
se amaron nuestros átomos
generando canciones jubilosas,
elevándose al cielo
bajando a las profundidades de la tierra.

Esta madrugada,
antes del primer brillo de la aurora,
un ejército de nosotros mismos
invadió los confines de la tierra,
los límites de los cielos,
y las aguas.
Instalados en el viento,
precipitamos nubes colosales
y forjamos los seres del crepúsculo.

Desde esta madrugada
llevo los billones de ti misma
desperdigándose,
multiplicándose
en las claras montañas de los días,
en las diademas de la noche
y en los pliegues del sol.

dd1irsd-e79da89b-1ccc-4c4c-bb65-89df4a1b5c72

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.