MEVOCHI (*): El descenso del deseo y la gloria de tu desnudez.

(*) Mevochi.

1) El término Mevochi designa a un cierto grado de declinación cósmica. Un ciclo llega a su plenitud de tal modo que sólo puede empezar a decaer y la palabra se refiere a la primera etapa de este descenso, cuando un pueblo aún está encandilado por la gloria del punto máximo al que ha llegado, y se evalúan con exactitud los logros obtenidos. Lo más parecido a este término en la cultura occidental es por un lado la frase de Hegel atribuida al helenismo, en el momento en que la cosmovisión griega le es trasmitida a Alejandro por su mentor Aristóteles. Dice el filósofo: «El búho de Minerva levanta vuelo al anochecer». Es decir que la expresión máxima de una cultura es expuesta en el Mevochi. En el plano cósmico, lo más parecido es el otoño: época en la que el verano empieza a perder las fuerzas, pero también tiempo de recolección de los frutos.

2) En Erótica, se llaman Mevochi al momento en que culmina al orgasmo. Si el mismo es simultáneo, los miembros de la pareja vuelven al mundo de las formas, y se observa entonces la belleza jubilosa del otro. La palabra designa al conjunto de reacciones físicas, emociones y pensamientos que se producen en ese instante.

3) En el chamanismo, Mevochi se conoce en algunas culturas como «La ley del otoño», teniendo en cuenta que el chamán con su actitud puede desencadenar las diversas estaciones. El Mevochi chamánico se produce cuando el hombre de poder mantiene relaciones con un elemento. A pesar de que ambos adquieren formas humanas, el orgasmo en esas circunstancias no es similar al de la erótica común. Lejos de sumirse en un caos cálido y colmado de placer, el chamán mantiene la lucidez en todo momento. El Mevochi entonces con lo que tiene de declinación y de conciencia, se desata desde el coqueteo inicial con el fuego, el aire, la tierra o el agua. El hombre de poder debe mantener esta lucidez, ya que su acción tiene un objetivo preciso que cumplir.

08.jpg

El descenso del deseo y la gloria de tu desnudez.

En las postrimerías del orgasmo,
te tomaste de mis brazos,
acariciaste mi miembro
y murmuraste que deseabas beber mis jugos,
lo que quedara en mi glande,
mi semen, tus fluidos; un ave,
un elfo escapado del eón
que gravitaría en mi sexo
hacia tu boca
En ese momento
advertí la gracilidad de tu cintura,
el movimiento sutil de tus caderas,
las suaves gacelas de tus pies
el pozo celeste de tu rostro,
la tundra caliente de tu sexo.

La unión
palpitaba en la atmósfera del cuarto
y sobrevolaba nuestros cuerpos
con sus guirnaldas de calor,
de violencia,
de ternura
y de sol.

06.jpg

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.