Los puentes que reclaman tu desnudez / Gocho Versolari, poeta

Atraviesas los puentes
desde hace milenios.

Primero los de roca.
Luego los precarios
viaductos de madera;
ahora,
los pontones que unen capitales.

Luego de hacerlo
te desnudas despacio
bajo el cielo de la noche,
del mediodía,
del atardecer;
en medio de la nieve
o entre los ardorosos buitres
de junio o de setiembre.

Atento a tus periplos
espero esa desnudez que no observan los otros
concentrados en sus mundos pequeños.
Para ellos
tu piel sin ropas es un destello,
la sombra de una luz,
el degüello de un ave,
la brisa que deja una luciérnaga.

Y tú sigues desnuda
abierta al sexo, a la noche
a los árboles de los lejanos bosques
y los nuevos puentes
y los antiguos puentes
reclaman tus desnudos pasos,
la intimidad de tu carne con la piedra,
la madera,
el acero
y con mis manos que te esperan
cuando el ocaso suelta águilas
y resurge el sol.

bridge_by_cenevols-d5nb889.jpg

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.