SEXO BRUTAL Cada orgasmo liberará nidos de avispas

SEXO BRUTAL Cada orgasmo liberará un nido de avispas

Gocho Versolari, Poeta

Una bola se desliza por la orilla del cielo.
Llega hasta tu casa
y deriva por los canales de tu sexo.
Cae en el hueco azul de tu entraña
en el entrecejo de tu vientre,
en el ojo glauco de tu ombligo.
Querrás marcharte
y yo te tomaré de los hombros
te obligaré a acostarte;
te quitaré la ropa
entre sorpresas y protestas.
Cuando te penetre
cada orgasmo liberará un nido de avispas
que terminarán nublando el sol de agosto.
Después ambos nos sentaremos en el borde del cielo
y miraremos la bola,
mitad pelota, mitad ojo
que sin dejar de rodar
nos trae noticias de lo que ocurre
más allá del puente
donde los ocasos se acribillan y los pájaros
forman un lecho de sonidos. En mitad de la noche
te pondré de espaldas hacia mí
y ensayaremos un amor brutal y pegajoso,
un atanor sin nombre
con fuego trepidante
que nos convierta en panes tibios y con dientes
para devorarnos
uno al otro
mientras el cielo mismo
se ofrece como levadura…
…y explota el sol

 

0d8a68de1b1069505a249610cdb92aad-d86j4it

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.