El Cristo Salvaje – Fragmentación 05 – Las dos Galileas.

El Cristo chamánico

Cristo era un chamán. La expresión griega Goes que se traduce como mago, en realidad aludía a aquel que, como Apolonio de Tiana, era un experto no sólo en las cuestiones celestes, sino en orientarse en los meandros del mundo intermedio,  psíquico o imaginal; que basado en esta habilidad realizaba curaciones y restablecía la salud primordial.

La única forma de acceder a la figura real de Jesús, al Cristo salvaje, es a través de la vía mítica y chamánica. A través de las imágenes súbitas, de la fuerte intuición y la ensoñación del Hun. En términos fisiológicos, la forma de llegar a Jesús es por medio de nuestros hígados, cuyo psiquismo tiene esas características.

De acuerdo a la descripción diacrónica de la historia, existen civilizaciones  que brindan a la intuición, a lo lunar un puesto como fuente de conocimiento. En estas lo solar ocupa un sitio acotado y a veces subordinado a esta postura. La cultura griega expresa una síntesis: Dioniso representa el hun, el psiquismo del hígado, la lírica, el fluir oscuro y profundamente intuitivo. Apolo en cambio representa el Shen, la armonía del corazón (no del cerebro). La síntesis se produce en el oráculo de Delfos, donde las pitonisas actuaban de acuerdo con el hun, pero el dios que las protegía representaba el Shen, lo claro, lo distinto; lo solar al servicio de la inspiración que se originaba en el hígado.   

Una sociedad en la que actividades como la adivinación o algunas formas de la magia se conviertan en medio calificado de conocimiento, de abordaje de la realidad, resulta difícil de concebir. Acostumbrados a una cultura donde predomina  lo solar, a través de la religión y la ciencia oficiales, tendemos a seguir la sugestión de los centros de poder y a considerar como superchería, superstición o manejo oscuro y demoníaco las actividades propiamente chamánicas. [1]

Hay ejemplos bastante accesibles acerca del enfoque chamánico y el enfoque sacerdotal de Cristo. Este último es el que predomina en todas las iglesias cristianas; el que se estableció a partir del siglo III con Constantino. Es el que establece el dogma y el carácter cerrado de la revelación. El que constriñe al hombre y considera pecado de soberbia su protagonismo en el drama cósmico.

Roma y Galilea

Igor Morski 1960 - Polish Surrealist Illustrator - Tutt'Art@ (13)

El enfoque sacerdotal es el que prevalece en Roma, más específicamente en el Vaticano, fábrica de intrigas, de dogmas y de especulaciones teológicas. Como parte de sus manejos de poder, Roma mantiene su costado chamánico que es Galilea. El mismo se manifiesta antes que nada en la piedad popular, en el culto a los santos, en la relativa tolerancia de los fieles comunes hacia lo que se llama el “sincretismo” religioso”. La Iglesia califica a las opiniones erradas (es decir las que se apartan del dogma), que surgen en este medio, como “herejías materiales”. Serían las consecuencias de la “ignorancia de los fieles” en contra de las “herejías formales”, consideradas desviaciones deliberadas por parte de teólogos. 

Durante la alta Edad Media, los límites de Galilea, es decir del cristianismo chamánico, eran mucho más amplios. Comprendían las prácticas de las religiones célticas y aún  más antiguas que se practicaban en la región que luego sería Europa. Los jefes de esos pueblos se habían convertido formalmente a la iglesia católica, pero las capas populares seguían con los antiguos cultos. Hacia  la baja Edad Media, se desata la persecución a las brujas, es decir el recorte brutal de esa Galilea de donde habrían surgido las herejías formales cátaras y valdenses, y que era fuente de cuestionamiento del poder eclesial.

El principal objetivo de la persecución  era dividir esa Galilea amenazante y luego aniquilarla.  Desde la iglesia se difundió el terror. Por un lado en los representates del antiguo chamanismo vinculado a la tradición primordial. Por el otro en los campesinos se insufló  un temor  creciente e incontrolado a la figura de la bruja. Con un poder otorgado por Satanás, (viejo aliado de los sacerdotes),  tenía la potestad de quitarle la salud o estropearle los bienes.  

El Cristo Salvaje permanecía entre las brujas medievales.   No es posible  , establecer cuál sería  la imagen de Jesús enarbolada por ellas. Los cuestionarios de los inquisidores, registran un esquema idéntico en todos los casos de interrogación: los reos debían confesar las mismas cosas, y cuando no se lograban las respuestas esperadas  a través de las preguntas convencionales, se recurría a la tortura.   Era posible que la postura de un amplio sector chamánico fuera confrontativa ante la imagen de Jesús, a quien identificaban con el poder que las perseguía y las mataba. De todos modos, el registro anterior a la persecución de las brujas establecía que cantidad de sacerdotes del bajo clero frecuentaban sus reuniones  [2]

En la actualidad hay dos Galileas: Una de ellas permanece adosada a la iglesia desde hace dos mil años; es la fuente de la piedad popular, la llamada “Iglesia de los pobres” en contraste con la iglesia de Roma, donde los herederos del imperio romano ejercen sus intrigas.

 Para definir la otra Galilea es necesario recurrir a la acepción de “Abyecto” por la cual alguien es arrojado lejos, más precisamente al otro lado de la muralla que rodea la ciudad. La razón es una extrema perversión, ya sea por sus creencias o por sus actos. El sentido de “extrema perversión” cambia con las circunstancias culturales y sociales. En sociedades regidas por una fuerte y exclusiva casta sacerdotal, por ejemplo, lo abyecto adquiere un amplio espectro.

Volveré sobre este tema, en particular referido a las cuestiones de género y a las preferencias sexuales: es en ellas donde la noción de abyección adquiere su máxima relevancia. Ahora me limitaré a señalar que en la época de Jesús, toda Galilea era abyecta. Esto no incluía al pobre entendido como “Proletariat”, sino al “Lumpenproletariat” (una de las acepciones de “lumpen” en alemán es “trapo de piso”), como por ejemplo lo eran los habitantes de Samaria. Según la creencia por parte del judaísmo, durante la invasión asiria del siglo VI ac. se reemplaza la población original de la zona por extranjeros que profesaban una religión similar a la judía. Este carácter de advenedizos, de supuestos falsificadores, los convertía en abyectos. Es decir, eran arrojados lejos de las murallas que rodeaban el pueblo. Esto implicaba una discriminación absoluta por parte de las castas sacerdotales, que era asumida por el propio pueblo.

 

A través de la parábola del buen samaritano, de  la reivindicación constante que Jesús hace de las prostitutas y los ladrones, reintegra de algún modo a estos sectores que habían sido arrojados más allá de las murallas, al centro de la ciudad. También la inclusión entre sus rituales esotéricos de ciertas costumbres sexuales que eran consideradas abyectas. Es en este sector rechazado, en lo último de la sociedad, es donde permanece el espíritu chamánico que encierra la tradición primordial. 

  La Galilea actual no es simple como la histórica. Reitero que requiere un análisis separado y pormenorizado. Baste decir por ahora que se incluyen en ella no sólo ladrones y prostitutas, sino aquellos que luchan por esclarecer los verdaderos alcances de su sexualidad.

El buscador debe encontrar dentro de sí mismo su propia abyección. Esa parte que ha ocultado y que constituye un elemento clave de sus instintos. Debe encontrar la forma de desarrollarla. Como hacía Jesús con sus seguidores, con aquellos que eran considerado despreciables por la sociedad: no sólo les permitía entrar a la ciudad, sino que en muchos casos  ocupaban en la misma un lugar central. Era parte de la confrontación que mantenía con las castas sacerdotal y guerrera. La abyección es la escoria alquímica, necesaria como último paso para concretar la Obra. 

 Es en esta Galilea oculta y silenciada, donde hoy se manifiesta el Cristo Salvaje.

Igor Morski 1960 - Polish Surrealist Illustrator - Tutt'Art@ (39)

[1] En este sentido, la narrativa de J K Dick, como parte de una mítica contemporánea, apunta a esta disyuntiva entre una sociedad basada en la adivinación, en contra de otra que plantee la postura rígida del sacerdocio o la casta militar. En su cuento “El informe de la minoría” y en la película basada en el mismo: Minority Report, dirigida por Steven Spielberg, se describe una sociedad militarizada, cuyo centro son un grupo de “precognitivos”, es decir seres que viven en una piscina y que observan en términos de adivinación  lo que está por ocurrir. La consecuencia legal es que la policía de esa civilización actúa en función de   acciones criminales  de los reos que aún no se hubieran realizado.

[2] La palabra aquelarre es tardía y creada por los propios inquisidores.

 

 

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.