SOMNOFILIA (Amor a tu cuerpo dormido) Llegan unicornios en manadas

SOMNOFILIA (Amor a tu cuerpo dormido) Llegan unicornios en manadas

Gocho Versolari, Poeta

Un zarpullido se dibuja
en las paredes del salón.
A veces contiene interjecciones.
A veces
reprime protestas de amor
cuando llegas descalza,
despreocupada
y te tiendes a acuchillar el día
en el linóleo blando de la tarde.
Tu quietud,
tus ojos que se cierran,
tu cuerpo que se afloja
liberan las bestias de la resolana
y se abalanzan cerriles,
ateridas
sobre mi sexo.
Vuela mi pantalón.
Mis instintos al sur
se apelotonan
y llegan unicornios en manadas
a trepidar la tarde y su dulzura.
Entonces te desnudo.
Nos amamos
mientras el sueño levanta sus castillos
a la altura de tu pezón izquierdo.
Me tiendo sobre ti. A veces
nos penetramos;
a veces
el viento se contenta
con silencio y caricias.
Entra tu quietud de afuera
en los recodos silentes de tus jugos
que hierven y pululan
mientras no dejas de dormir y las gaviotas
llenan de monstruos las tardes y las noches.
No te alejes
No te pierdas.
Un niño se extravía en tu vientre de abajo
y llueve el sol.

 

___shadows_tell_the_story_by_saju90-d4jd22u

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.