SEXO BRUTAL – El pozo de las ánimas –

Vídeo poema –  SEXO BRUTAL – El pozo de las ánimas –

Gocho Versolari, Poeta

En el cuadrángulo sur te persigo.
Te dejas perseguir.
Recorremos el círculo que circunda el polo
y nuestra carrera nos conduce
al sexto pozo de las ánimas. Allí
los espectros cantan y anochecen. Allí
te alcanzo y te dejas alcanzar
mientras las alcantarillas del cielo
emiten nubes rosas
con perfume de fresa.
Entonces me miras a los ojos
No me hagas daño,
pides mientras te quito el taparrabos
y te tomo del cuello
para mirar tus ojos cuando te penetre.
Lento redil de horas
que caminan sobre sus ocho pies
como arañas silentes, solitarias.
Lento atardecer en el lejano cielo
mientras nosotros en el fondo del pozo
generamos dragones y alimañas
celestes y terrestres
Tu entrega azul me excita
y exploto una y otra vez. Tus entrañas
ríen,
lloran,
se enloquecen
y se llena de espíritus
el silencio que guardas debajo del ombligo.
En tu cuello una paloma
se agita en índigos espasmos
y tus ojos pasan del asombro
a perderse entre brisas oscuras,
entre gárgolas, niños y gorgonas.
Tus gemidos son un coro lento
de jorobados ángeles y finalmente
todo tu cuerpo es una enorme contractura
que atenaza el esplendor del cielo
y dinamita el pozo de las ánimas
y hace que volemos hacia la hierba fresca
y el esplendor de la tarde de verano.
Desnudos.
Rendidos.
Miradas de locos. Transpirados
nos tendemos uno sobre el otro
mientras el canto de los pájaros
arma su red brillante
sobre el cielo.

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.