SEXO BRUTAL “Quizá me violaras una tarde…”

SEXO BRUTAL “Quizá me violaras una tarde…”

Gocho Versolari, Poeta

Al oído me dices:
De ser dos desconocidos
te sentirías atraído hacia mí
y quizá me violaras una tarde
al regresar a mi casa…
Entonces me llevas al árbol olvidado,
al rincón cubierto de hojas secas
al sitio donde el sol se adelgaza
y ensucia la luna
el barro del silencio.
Describes mis gestos
mis amenazas:
como te desnudaría
y te arrojaría amenazándote de muerte
mientras los árboles de la avenida
agitarían copas, savias;
soles ocultos y silencios.
Esa leve traspiración ambarina
que se concentra en la punta de tu nariz.
Ese temblor de tu mano derecha;
tus pezones erectos debajo de la blusa:
Te excitas
al describir tu fantasía
Miro alrededor: la tarde
se concentra en un punto lejano. La soledad
es una laguna trasparente. Te tomo del cuello
Me preguntas que hago
y tu palabra final es un gemido.
A veces la lucha
es la mejor forma de cincelar orgasmos.
Mientras te abro las piernas
los veo latir en la entretela del cielo.
Basta devastar tu cuerpo
para llegar a la explosión brillante
que anegará estrellas lejanas,
lagunas cósmicas
mientras te hablo sucio en el oído
y hay un hervor en algún sitio
de la tarde de otoño.
Terminamos jadeando. El cielo
nos observa curioso mientras se retira
con ademán discreto.
Te incorporas.
Me apartas un mechón de cabello de lafrente
Me besas con suavidad en los labios..
A lo lejos
los orgasmos se encierran dentro de una nube
esperando nuestra ternura,
el salvajismo;
quizá la muerte simulada
y en todo caso
otra escultura del amor
sobre las calles.

unexpected_awakening_by_lordxarnor-d4jvdxv

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.