Veneno social (En busca del antídoto) – Kafka, Tolkien y el Big Data.

Veneno social (En busca del antídoto) – Kafka, Tolkien y el Big Data.

Gocho Versolari

 

El emperador en su agonía, confía a un mensajero una palabra, una frase, algo que está dirigido a ti. Si bien el enviado sale presuroso,   comprende que, aún cuando lograra atravesar las incontables cámaras del palacio, y llegar a la capital del reino,   se demoraría un tiempo incontable antes de arribar al campo abierto. El enviado lleva para ti las últimas palabras de un muerto poderoso. Palabras pronunciadas para que tú las escuches, pero será imposible que lleguen. A pesar de esto, te asomas a la noche estrellada e imaginas al mensajero corriendo hacia ti.
Este cuento de Kafka – El mensajero imperial – forma parte de la mítica actual. Revela entre muchas otras cosas la soledad, el aislamiento del hombre contemporáneo en relación con el cosmos. El mito original que expresa consiste en concebir al universo como algo vivo que de pronto abandona su majestuosidad y lejanía y se dirige al hombre solitario, singular, en su precariedad y su miseria, hablando con él a través de un río, un enviado angélico o   una fuerza natural. Kafka considera que el hombre contemporáneo no estaría en condiciones de recibir estos mensajes del cosmos o de Dios según sea el sistema de creencias.
Podría afirmarse que con el Big Data y la publicidad micro fragmentada el mensajero de Kafka ha llegado al hombre del siglo XXI. Intereses, deseos, prejuicios, motivaciones profundas son volcados a las redes, tanto de internet como de telefonía móvil. Millones de personas cuentan sus preferencias y aversiones que son masticadas y deglutidas por la inteligencia artificial. Con  la digestión, devuelve  lenguaje, propuestas, discursos dirigidos a cada uno de los billones de posibles consumidores. El mensaje del emperador arquetípico de Kafka cambia. Ya no son las palabras del soberano, sino un reflejo de nuestras apetencias.
La aplicación de este proceso a la política permite una manipulación inédita en la historia. Ya no se trata de propuestas racionales formuladas por políticos a fin de que la ciudadanía responsable reflexione  y decida entre un candidato u otro. Se apela a las tendencias más primarias que constituyen el subsuelo humano; a la emoción irreflexiva de percibir que alguien con poder habla nuestro mismo lenguaje; que sugiere, propone un mensaje que está dirigido a mí  y al que expresa en términos subliminales, orientado a mi sistema límbico, para incitar acciones y decisiones que  no necesiten de la intervención de estructuras cerebrales superiores.
Trump en Estados Unidos o Bolsonaro en Brasil: quien maneja el Big Data maneja el poder. Apelando a otro mito contemporáneo, en este caso la saga de “El Señor de los anillos”, afirmo  que no se puede usar cierto elemento de poder y mantener la inocencia. En la novela de Tolkien, el anillo encerraba un fuerza inmensa, pero sería ingenuo pensar que se lo podría “utilizar para hacer el bien”, ya que esto  permitiría al dueño del objeto  detectar de inmediato a su poseedor. No se pueden usar “para el bien” la sutil y poderosa manipulación de los medios de propaganda contemporáneos. Hacerlo implica alterar el equilibrio delicado por el cual somos humanos. Quebrar nuestra libertad de elegir. Condicionarnos a ser buenos o ser malos en una rigidez ética propia de las tiranías.
Las formas ocultas de la propaganda” es el título del libro de Vance Packard escrito en los años cincuenta, en el que se describen los principios de la publicidad dirigida a pequeños grupos, aún con mensajes contradictorios. Leerlo ahora es tener una visión de la prehistoria: los medios actuales han dejado atrás  recursos como cartas enviadas por el correo común, carteles publicitarios o propagandas en páginas de revistas, pero el objetivo es el mismo: el poder desatado, sin límites de unos grupos humanos sobre otros.
Las redes sociales tienen  cantidad de ventajas, pero estas formas de manipulación expresan  el aspecto perverso y tenebroso de su naturaleza. Es motivo de otro artículo una rebelión del futuro: un universo donde el grueso de los usuarios  “mientan” al sistema. Generen imágenes de sí mismos que sean absolutamente falsas. Si esto ocurre, la propaganda que surja de estos diseños, no podría afectarlos.
adam-martinakis-digital-illustration-784tfh

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.