Me marcho — Corazones Idiotas

Soy el reflejo que tus manos sujetan cuando mis palabras ya nada tienen que decir, quedan perpetuas en el olvido de los instantes, rotas en ese silencio inviolable. También soy el infierno para tu mirada, esa saliva entremezclada con sabor a azufre que destruye tu sonrisa cada mañana, que te tira a la soledad y […]

a través de Me marcho — Corazones Idiotas

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.