Tinta fresca: Ponme una lámpara en la cabecera.(*)

Ponme una lámpara en la cabecera.(*)

Gocho Versolari, Poeta

(*) Alfonsina Storni
Quisiera imitar a la rama de la encina
y lanzar mis hojas en racimos
que lluevan y lluevan sobre ti
mientras los volcanes de la tarde
explotan con suavidad
sobre gaviotas lejanas
y la serenidad surge de mi pecho
como un niño que naciera de pronto
sin útero,
sin pena.
En un bosque de encinas moldearíamos el amor
mientras las ruedas del mundo
se detienen en el tercer instante de la aurora
y la quietud es un enorme animal
que muestra el flanco
con el que nos recuerda el paraíso
Ríes mientras sirves el café
y la mañana se desliza:
esa gota en tu cuello,
esa voz clamante
en las proximidades de tu sexo.
Dime si del dolor
surgen la miel, el lodo y los cencerros
que nos guían,
ciegos para ver el mar,
incapaces de hundirnos hasta el cuello;
tan sólo nos despiertan
las tormentas
y la calma está allí
detenida:
mariposa enorme con enormes ojos
y sin alas.
Ponme una lámpara en la cabecera,
hazte transversal como las rosas
y húndete en mi último sueño.
Se agosta
el sol.

encina.jpg

GOCHO VERSOLARI

2 Comments

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.