Nada importa

Corazones Idiotas

Que los charcos se sequen y cuando se llenen sean sangre,
descubrir que las estaciones no existan,
que los niños ya no jueguen al escondite,
que se olvide el recuerdo de los primeros pasos.

Que los cielos ya no se nublen y su agua
antes dulce se vuelva ácida, como la guerra sin sentido,
que los gatos ya no se suban a los tejados, ni jueguen
con lana y tampoco persigan ratoncillos por las esquinas.

Que las flores ya no salgan en primavera, ni en otoño, ni en invierno,
en un verano continuo, sin estación, sin consuelo,
que las sombras sean todas largas y delgadas, escuálidas,
y que sólo reflejen la última hoguera de un sueño.

Que las barcas ya no puedan navegar, ni hundirse,
que los mares de sangre recorran todas las ciudades
sin dar descanso a su corriente imparable y
se lleven todo, hasta lo diferente.

Que los…

Ver la entrada original 44 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s