Vídeo poema: Sexo brutal en el vientre de un asno

Sexo brutal en el vientre de un asno

Gocho Versolari, Poeta

El día es un enorme asno
con un enorme vientre
Tierno y felpeado,
tenso y sereno.
Allí nos refugiamos
en el atardecer
Ahora te recuestas sobre la pelambre
mientras el crepúsculo se tiñe de violeta;
eperas que empiece a desnudarte
y mientras tanto me arrancas la camisa
para pedirme que poye el vello de mi pecho
en tus pezones. Ya desnuda,
llevas tu mano a mi entrepierna
mientras agitas tus caderas.
Ahora respiras lentamente
alternando quejidos
y los pájaros de la tarde se precipitan
y se estrellan
en las profundidades
de tu vellón.
Seremos dos volcanes: tú recibiendo lava
y yo explotando.
La noche
emite iguanas, ansares y reptiles
que aplauden invisibles
los fuertes espasmos de tu sexo,
tus miradas frenéticas,
y ese gemido redondo como el cielo
que se prende a mis manos,
que levanta crepúsculos
y guarda los astros en lo profundo de la tierra.
Luego te subes a la azotea del poniente
y llueves sobre mi
con vocación de panes,
de pájaros que estallan
y del dolor gozoso de tu vientre
repleto de mi sol.
 a10c7371_bw_by_ickylust-d7ib603 (1)

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.