Si ven a Shiro, díganle que yo sí me acuerdo y le deseo lo mejor

Cultura y otros chismes

Por la mujer caja

Basada en una historia real, por más ficticia que parezca.

Hace unos siete años, mi mamá se encontró a un “chino” en el hospital en el  que trabajaba, que según le dijeron, era trabajador y hasta brillaba de limpio. A mi santa progenitora, obsesiva de la limpieza, le vino como anillo al dedo pues buscaba a alguien que le ayudara a limpiar porque encontró dos partículas de polvo y una telaraña, y pues ya,  la casa era un desastre. Por medios de sus conocidos, lo contactó y un día nos avisó que el “chino” vendría a casa… le hice varias preguntas y después de unas pláticas aclaratorias y disgustos geográficos quedamos que sí, era asiático, pero era de Japón.

Pero ¡Exacto! Yo puse la misma cara que ustedes pusieron a leer esto: “¡¿Un japo de limpia casas?!” En mi mente siempre tiene traje y su hábitat natural…

Ver la entrada original 965 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s