El extraño caso de G. Montes

Barcelona / j re crivello

El extraño caso de gerardo montes

Siempre los escritores tenemos cajones ocultos y allí guardamos manuscritos en los cuales otras vidas preguntan: ¿me publicarás? Tal vez este G. Montes (y sus intrigas, pues de un asesinato va)… nazca en octubre. –j re

Detuvo el coche frente al cementerio, su Kaiser Caravela provoco un pitido. Abrió la puerta, el frío entro en sus huesos, la llovizna acentuaba aquella esperpéntica situación. Al pisar el suelo sus botas tomaron contacto con el agua. Había detenido el Kaiser a pocos metros de la puerta de entrada, serían las dos de la madrugada. Se pudo acercar a la puerta de hierro y sujetándose en un lateral empujo con fuerza para saltarla, al caer del otro lado, su cuerpo le recordó los 23 años. Buscaba el camino de siempre, primero hacia la derecha, un poco más adelante torcería levemente para encontrar en 100 metros de suave pendiente, la tumba de su padre…

Ver la entrada original 85 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s