La Sangre y el Soplo

Guía de Viajes y Retornos por Gocho Versolari

Psyche

En el articulo anterior, aludí someramente al largo  desarrollo que culmina en la cosmovisión desarrollada por el cristianismo:  el alma  se separa del cuerpo con la muerte, en términos míticos con “el último suspiro” y marcha a poblar un espacio indefinido, donde se la someterá a un juicio para establecer su estancia eterna en el paraíso o en el infierno.   Esta alma inmaterial que ocupa dimensiones etéreas, que se separa del cuerpo, para unirse por toda la eternidad a un dios emperador   omnipotente, omnipresente y fuertemente celoso, ha moldeado la mayoría de nuestra cultura, tanto en el esquema religioso como en el secular. Esto ha sido así por la fuerza que conlleva una estructura mítica, capaz de transformar  no sólo las vidas individuales sino toda una civilización; estructura mítica formada por  la teología cristiana unida a la arquitectura de poder que la iglesia heredara del Imperio Romano. En…

Ver la entrada original 1.723 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s