El relato del viernes: “Mashhur”

Ana Centellas

MASHHUR

MASHHUR

Mashhur despierta al alba cada día, toma un frugal desayuno y camina durante media hora para llegar a la mezquita. Le hacen bien esos paseos matutinos, le despejan la mente y el alma, a la par que despojan de dudas a la parte racional de su ser que le invade cada noche como si fuera un castigo. Para cuando alcanza a divisar el minarete que tanto admira, su ser espiritual ya ha despertado, y lo ha hecho con total plenitud.

Ya en el patio de la mezquita, mientras realiza las preceptivas abluciones, Mashhur agradece a Alá poder disponer de un templo para la oración en el que país que le acogió gustoso hace ya tantos años. Es una persona humilde, trabajadora y, sobre todo, agradecida. Cubre sus ropas con la amplia chilaba color crema heredada de su padre, que guarda con pulcritud en su riñonera de cuero negro. Ajusta…

Ver la entrada original 578 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s