Literatura experimental: Variaciones sobre la bomba Antitrónica

Variaciones sobre la bomba Antitrónica

Gocho Versolari.

Corre corre dice el acero cimbrante mientras las limaduras de hierro conocidas también como semillas de alambre de púa, ya que al ser enterradas producen los consabidos palos en los que se enreda  el alambre luego de varias vueltas y hace que se tiendan las rampantes líneas que vibrabarán verspertinas bajo el sol.
Después fueron los tornillos que volaron, que se precipitaron al escuchar la noticia, al saber que la bomba de antitrones había explotado en un atolón desierto y que el acero cobraba vida por sus radiaciones. Entonces se verá a un bocado azul de acero templado con forma femenina tejer los rizos frente a un espejo o atarse los cordones de los femeninos zapatos o lucir una falda corta y caminar con una cartera colgando del brazo.
Pero ahora se arma el pie de guerra, feroz, polémico, controvertido en todas sus fases, se lanza hacia atrás hacia adelante, llevando los aceros al lejano atolón donde la bomba antitrónica explotada por los grupos verdes radicales, llama a su corazón ígneo a toda la población aceril, ferril, a formar la gran nación de los metales protegiéndolos del último grito de la tarde.
¿Qué harán ahora los hombres? ¿Qué canto entonarán mientras duele en la tierra fría desierta de gaviotas las últimas notas del estallido de la bomba antitrónica luego de la cual la humanidad no volverá a ser la misma.
Las hondas hertzianas van, vienen y se retuercen con los rostros de los comentaristas de moda: esa mujer rubia teñida con una sutileza que no se puede precisar dónde empieza el color de las tinturas artificiales, o ese locutor de cuarenta y tantos que no deja de llamar a la reserva de la patria para que evite esa autonomía súbita y revolucionaria de los metales.
La bomba antitrónica fue pensada para que nuestros sueños se hagan realidad en un futuro de paz y como disuasión de nuestros enemigos. Ella no sólo ataca sino  que pulveriza todas las formas que puedan surgir de la agresión con otras armas
Sigue el hombre afirmando que no se sabe si esa súbita emancipación y vida del metal se trata de un factor renuente de la bomba o si es producida por otra cosa como la creciente polución de los pinguinos.
Yannick Bouchard - Tutt'Art@ - (22)

GOCHO VERSOLARI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s