A máxima velocidad — Corazones Idiotas

La pandereta vuelve a sonar con fuerza, con ese arranque de españas rancias, y de nuevo al tocar la banda, desafina metiendo su mano en el infierno. Y arde, y el mundo entero se le ríe, aunque llorar debiéramos. Su dedo de magia se revolvió contra él, la huerta sólo le dio hierro y limones. […]

a través de A máxima velocidad — Corazones Idiotas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s