Píndaro Colección de poesía – Editorial Fleming – Cristina Villanueva: La caricia de la voz convertida en mano.

Cristina Villanueva: La caricia de la voz convertida en mano.

Gocho Versolari, Poeta

 

Leer; escribir; contar; una forma de buscar el otro lado de la trama; de cavar en el deseo; más allá de las ferias y los mercados; liberar la voz. La voz como una mano para tocar al otro.
Cristina Villanueva
La obra de Cristina Villanueva es compleja como un universo. Se requeriría un grueso libro para abordar sus implicancias, pero me limitaré a una aproximación a través de varios artículos que aspiran a dar una idea de sus letras.
Desde lo que llamo la memoria diacrónica, la historia lineal de la humanidad, la palabra escrita es sumamente reciente. Es precisamente la que marca el principio de la historia. Antes que surjan los primeros documentos se consideraba prehistoria, término que en el lenguaje coloquial adquiere un matiz peyorativo. Sin embargo, durante varios milenios, el hombre recurrió a la palabra, al sonido de la voz y la memoria para edificar y trasmitir la cultura.
Alguien ha dicho que hay poetas que escriben para ser leídos, y otros a los que es necesario leer por su profundidad y su nivel de reflexión. Esto no es exactamente así. Toda poesía es en principio oral, puede escribirse o memorizarse, como aún se realiza entre los vascos o aquellos que privilegian la estructura oral, pero su verdadera dimensión se alcanza en la palabra hablada. Desde que existe la lecto escritura, algunas de las poesías que escuchamos deberían ser leídas en silencio para profundizar el sentido, pero como una actividad secundaria al ejercicio de l a voz y de oído, circuito por excelencia para el vate.
La literatura de Cristina Villanueva, arranca de la oralidad y sólo por el accidente que exigen las pautas de comunicación de nuestra cultura, sus letras son puestas por escrito. Dice la autora en el parágrafo que cito: La voz como una mano para tocar al otro. En efecto, un lugar donde se escuchan los poetas contiene la acústica, el medio que trasmite la voz; la capacidad auditiva de los presentes que escuchan y una dosis de energía que no puede ser medida por medios convencionales. Energía que me llega de las palabras pronunciadas por mi interlocutor.
 Al respecto hago alusión a lo que se conoce como la “microgota de Flügge”. Carl Flügge era el nombre del médico alemán que en el siglo XIX estudió la tuberculosis y su forma de contagio. Determinó que, en cada charla, donde hay varios hablantes, se establece entre ellos como parte del desarrollo normal del diálogo, una nube de microscópicas gotas de saliva. Al médico le preocupaba  que las mismas pudieran ser vehículo de contagio, pero lo que nos interesa es que estas nubes que se producen al hablar, son también el vehículo de la trasmisión de la energía básica entre un ser humano y otro. Son las que producen la satisfacción de una comunicación bien precisa; las que vehiculizan el carácter casi divino del aedo, establecido por los griegos.
Más allá de las microgotas, esta energía de la palabra hablada no existe en la lectura, pero en el caso de Cristina, la autora tiene la intuición y la habilidad artística de reproducir en sus textos la cadencia y la fuerza de la voz. De algún modo nos retrotrae a la época en la que no existía diferencia entre prosa y poesía. O mejor dicho, todo trozo literario se escribía de acuerdo a una musicalidad precisa, en la tensión de expresar el silencio que late más allá de las palabras. Es Shakespeare en la lengua inglesa uno de los últimos exponentes de esta misión mítica del lenguaje; antes que el idioma adquiriera el sentido utilitarista y pragmático que tiene hoy.
De este modo, Cristina Villanueva modela la lengua española y la convierte en algo diferente. No necesita de recursos fulgurantes, ni de forzar vocablos. Hay un sentimiento, una carga irracional o suprarracional que arranca de sus textos y que se trasmite al lector en la caricia de la voz convertida en mano.
El jardín de Uriarte
El jardín de Uriarte

GOCHO VERSOLARI

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s