Tinta Fresca: Variaciones sobre una rosa blanca

Variaciones sobre una rosa blanca

 Gocho Versolari

 

 
Era blanca la rosa que fabricaba auroras
sin moverse de su raíz,
de su tallo de espinas,
de su aire indiferente contemplando la tarde
cuando una riada de crepúsculos bajaba hacia la fuente
y en el agua de la noche se sucedían los cielos
 
Era blanca la rosa que producía soles
en tus ojos marrones,
en tus mejillas rojas
en el alba de tu boca,
en el cielo de tu talle
mientras los muertos bullían debajo de la tierra
o en los confines de las alboradas
 
Era blanca la rosa que producía desmayos
cuando genios sangrientos ondeaban el arrabal
y un barco naufragaba
en el primer fango luego de la temporada de lluvias
y la rosa seguía blanca
a pesar de los pantanos que emergían
de las miradas  de los gobernantes
del vuelo de los políticos de turno.
 
Después
llegaría una sinfonía de pájaros, de nubes
de árboles oblongos, concentrados
en minúsculas gotas, en terrones cenicientos
y transitaríamos los corazones de las rosas blancas
con un punto amarillo de polen y silencio
en el centro simétrico
de los pétalos
 
Después
recorreríamos la luna y sus alrededores,
ordenaríamos las bocas de los muertos
y musitaríamos endechas en los pies de la muchacha
que recorre las nubes de la tarde
con su carga de mejillas rojas y de risas
Después los arándanos del dolor
los sonidos del pan
al que morderíamos con hambre del silencio
y la rosa como un recuerdo, como una fatiga, como un aire olvidado
por aquellos
que no necesitan respirar,
la rosa con vocación de pendones
con arquitectura de choclos gravitando
sobre la mesa del domingo
mientras el último borracho se persigna
en el final del pueblo..
 
Ahora la rosa
 abre la cabeza de las esfinges
para que se conozcan todos los enigmas
Ahora la rosa
calza sus botas
y cabalga batallas
y se embriaga del pan olvidado
que será la piedra basal
de un templo de harina, de agua
del que podamos devorar las dulces paredes
que se construirán a sí mismas
una y otra vez
a pesar de nuestros dientes que las roen
en un hambre de siglos.
 Música solar
Y los pájaros emergerán de las rosas
mientras en el trópico un negro trepa a una palmera
y arroja cocos repletos sobre la playa
y un pez grande como mi mano
inaugura océanos con sólo parpadear
y una mosca dorada
arrastra los soles de galaxias lejanas
y los vuelca en nuestra rosa
en el punto central
diminuto como una semilla
fecundo como tus ojos y tus pómulos
que aún hienden la brisa del crepúsculos
y avanzan hacia mí,
amante de desiertos convertido en túmulo
para recordar las rosas
de algún verano
que ya se ha perdido en las estrellas
Ulun Danu Temple

GOCHO VERSOLARI

2 Comments

  1. Era blanca la rosa, blanca e inmaculada,
    mas se tiñó de rojo cuando tu mirada
    fijó en ella sus ojos y la contempló arrobado.

    Muy bella y muy densa poesía con múltiples interpretaciones.
    Un abrazo.

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.