Tinta Fresca: Cuando enarboles orgasmos y recién nacidos.

Cuando enarboles orgasmos y recién nacidos.

Gocho Versolari, Poeta

Levanta la cortina
unos centímetros apenas.
Deja que vea el escorzo de tu seno,
la sombra sutil de tu pezón
proyectada a los cielos,
a los amanaceres, a los ciclones
a las águilas y los fantasmas de los árboles
que alguna vez desenterraran los tornados.
Esperaré en las noches del invierno,
la síncopa aterida de tu desnudez,
el calor de tus pies
transitando mi espalda,
mis riñones,
los pájaros del sexo,
los arreboles de las piel.
Caerá la tarde de los años
y nuestras pieles
volverán a rezumar rocío,
cantos;
mañanas;
recogerán las frutas de los días
y volaremos
en este crepúsculo perpetuo
que ahora duele en los ojos,
que exprime los sueños y las risas,
que se hunde
en los meandros serenos de la noche,
en el enorme buitre de la luna
dispuesto a devorar miedos, gritos,
alacranes y pasos,
sonidos y silencios.
En la noche,
cuando enarboles orgasmos y recién nacidos
se hundirán
las estrellas.
Preñaremos el sol.

untitled_by_aleksandra88-d64wgrd.png

GOCHO VERSOLARI

6 Comments

  1. Traducido a cierto pensamiento de los primeros cristianos nos queda: Cuando enarboles paraísos o absolutos o Dios, según los criterios; y cuando enarboles recién anegados en el leteo. Y la formidable sucesión de tropos y figuras, aunque la desdentada zorra de nuestro entendimiento ensombrezca nuestra comprensión, nube maldita que sólo aporta féretro, sabemos que lo que dicen es cierto, muy cierto; nos es muy familiar y una escalera al cielo. Entre todos ellos se alza sorprendente, sin ninguna nube, resplandeciente de claridad casi cotidiana el tropo: “en este crepúsculo perpetuo
    que ahora duele en los ojos,
    que exprime los sueños y las risas,”Como si fuéramos los alpinistas de la montaña de tu poema, MAESE DON GOCHO VERSOLARI, nos sentimos el alpinista que ha clavado una bandera, hasta dar con otra que al igual que todas pero con más claridad conecta con muchas tradiciones, versiones y rumores, pero que sería de mal gusto explicitar, atentaría contra el mantener la vida del poema, encerrándolo en los frascos del entendimiento; esa otra bandera es: “en el enorme buitre de la luna”. Tus poemas son la miel que nos renuevan las copas de la verdad, la miel con la que untás sus bordes. Tus poemas son una instrucción que nos impresionan, sorprenden y despabilan con el poder y la frescura de sus tropos y figuras. Gracias.

    1. Querido Mario: me abruma en el buen sentido toda esta exégesis que hacés de mi poema. Hay un contenido altamente lírico en tu comentario, y si de algo me felicito es de ser un eslabón de la belleza que expresás. Nos estamos comunicando. Un fuerte abrazo.

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.