Tinta Fresca: Dolores de la rosa

 Dolores de la rosa

Gocho Versolari, Poeta

 

La rosa es la rosa como la escopeta
es la escopeta el misil la locura
extrema
© Rada, Montevideo, 26/10/04, Uruguay.
A la rosa le duelen las espinas
una a una.
Sutiles rayos
que se abren, suaves avispas,
suben,
bajan del sol
devorando alboradas.
A la rosa le duele el tallo
y el corazón.
Del cielo llegan tigres
y jirafas
y azules y convexas arañas
mientras la rosa desfallece
con el sutil veneno del recuerdo.
El día madura como un pan,
se carga de jilgueros
de médulas de insectos
de océanos virtuales
de espectros desolados.

 

La rosa se levanta
invocando
fantasmales deidades
mientras las nubes resurrectas
forman un piso inmaculado
repleto de terrones y de tardes.

 

La rosa se rebela de pronto
y estallan dolores y colores
en la cúpula amarilla de la tarde
en los silentes paseos de la noche.

 

A eso de las cuatro,
descalzas rosas inauguran
la venturosa marcha de las plantas.
Hay pétalos que se disuelven en la brisa
y el día se nos abre
como una nueva amante,
repleta de desnudez y de locura
bajo el cielo cuajado de las tres.

a_candle_for_catphrodite_by_sazzart1-d72ewau

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.