Realidad empañada — Por el hueco de la escalera – Marina López Fernández

—¡De verdad! ¡Yo no lo quería hacer! ¡Yo, yo, no no no no que-quería hacerlo! Yo no quería… »Solo necesitaba que me dejaran en paz. ¡No paraban de decirme lo que tenía que hacer! ¡Estaba harto! ¡Harto! »Y tuve que hacerlo… Os lo juro que no me quedó otra opción… No quería, no quería quitarlas […]

a través de Realidad empañada — Por el hueco de la escalera

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.