La falsedad de ser libre hoy, ayer y nunca…

Corazones Idiotas

Y levanté los ojos para no ver que aquel momento,
había pasado como el viento por el desierto,
había vuelto, y vuelto.

Pero no pude ver porque la arena se comía el sonido
del suave suspiro del aire golpeando en las rocas del mar,
ahuyentando a las voluntades perdidas entre las almas,
claras y oscuras,
opuestas.

Pero unidas por una melodía extraña y
escondida en las sombras de una cueva infinita,
en cuyo fondo yace un lago con las aguas de oro y
en el que se lavan los pecados del placer y el acomodo,
injusto paladar que condena por siglos a permanecer
sumiso en la estepa árida y pantanosa de la moral…

Religión gloriosa que ahogas con tus manos eternas la verdad,
que ya no podrá elegir entre el bien y el mal,
¿qué mayor culpa que ser despojado?
cortado de raíz por el obispo manostijeras,
apuñalado en la…

Ver la entrada original 97 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s