Los 52 golpes – Golpe #13 – “Ni a mí ni a ninguna”

Ana Centellas

NI A MÍ NI A NINGUNA

NI A MÍ NI A NINGUNA

El antes impoluto delantal blanco quedó cubierto por completo de manchas de tomate frito cuando la ensaladera de cristal con las cuatro raciones de espagueti boloñesa de la mesa dos se hizo añicos contra el suelo. Elena se apresuró a recoger aquel desaguisado sin levantar la mirada, como si de esta manera pudiera obviar el motivo por el que se le había resbalado de las manos. Ni siquiera se dio cuenta de que uno de los añicos de cristal afilado se clavaba en su rodilla izquierda mientras estaba arrodillada en el suelo.

La puerta de la cocina se abrió con ímpetu y Elena no tuvo más remedio que levantar la vista, con temor a encontrarse con quien no quería ver. Por suerte, solo fue su jefe el que apareció por la puerta, el resto de la cocina aparentaba una completa normalidad.

—¿Qué ha pasado…

Ver la entrada original 1.019 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s