Cuentan que en Coimbra…

Corazones Idiotas

Como si fue puta y reinó por un día,
y no tuvo palabras,
ni súbditos,
ni rey.

Una noche la muerte la besó tan fuerte
que su cabeza separó del alma el cuerpo;
y aquella ejecución sabida se convirtió
en el odio más grande cantado.

Padre e hijo lucharon con amor,
y cada luna que pasaba
era tierra que los enterraba;
hasta que el viejo murió.

¡VENGANZA!

Era tan grande su pena que
en toda su maldad no veía ninguna falta,
era tan grande su pena que
el amor era dolor y el no te quiero su condena…

Aquel último rey amante
se convirtió en demonio para su pueblo,
dejó caer su corona donde el tiempo la enterró,
y sus palabras se oyeron tan lejos
que nadie no pudo no saber que él la amó.

Y ese amor fue la vida que voló,
una cesta que bajaba el río rebosante

Ver la entrada original 13 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s