El hombre de la caja

Corazones Idiotas

En las rodillas de aquel niño se guardan
los secretos raspados por la madera del suelo,
la mirada que al frente y levantada
acompañaba a las palabras que gritaban
contra aquel hombre que viajaba en la caja,
la muerte de la dictadura entraba en todas las casas.

Las calles que estaban despiertas se mostraban
vacías de vida y balonazos prisioneros,
los juegos habían dejado paso a la tristeza,
también a una alegría contenida a la vista,
que en los rincones de las habitaciones humanas
se convertía en vinos y panes, en libertad.

Las rodillas que seguían arañadas y clavadas
ante las imágenes en blanco y negro de la muerte,
viajaban por los pasillos de la casa impacientes,
en continua protesta porque no entendían que
el hombre de la caja importaba más que sus dibujos,
que la muerte ese día, podía con la fantasía.

La televisión siguió gobernada por las sombras

Ver la entrada original 55 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s