Tinta Fresca: Tu voz

Tu voz

Gocho Versolari, Poeta

Debo dejar que hables. Cerrar mi boca
como el horizonte suave de la primera noche.
Debo dejar que tu voz sin sonidos
resuene en medio de las bestias
que llevan en sus lomos la alborada.
Debo dejar que tu voz convertida en filosos huesos de venganza
se estrelle contra los bosques etéreos que te abalanzan
cuando el rocío forma un arroyo del grosor de un cabello
capaz de arrastrar estrellas, soles
y dorados albatros que vemos un instante
y que luego se ahogan en tu voz y que luego
se prensan con el cielo y el rumor de las aves
que atraviesan con alas ateridas el cenit.
Habla entonces, no calles. Que tu voz
sea el filo del silencio,
el yugo del dolor
el aullido sin nombre de la primera noche
en que recorriste descalza las albercas
de toda la ciudad.
Que tu voz sea la aldaba,
el capullo,
la quietud de la tarde
y la ambrosía que las estrellas
liban y liban a travès de la luna
y del sol.

experiments_with_a_model_by_photoport-d1bq6wd

GOCHO VERSOLARI

 

Imàgenes: Photoport

 

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.