Tinta Fresca: El paseo desnudo de aquella que me habita

El paseo desnudo de aquella que me habita

Gocho Versolari, Poeta

Aquella que me habita
caminò desnuda entre los árboles del fondo.
cantaba extrañas y lejanas melopeas
y al ritmo de su voz,
bailaban alacranes y palomas.

 

Una presencia invisible
la sostuvo de muñecas y tobillos
y la apoyó con fuerza contra el sicomoro.

 

Por los ojos de aquella que me habita
desfilaron guanacos y leones; hubo una lluvia lenta,
contenida
como la  angustia cuando el cielo se detiene
a punto de caer.

 

En los ojos de aquella que me habita,
se dibujaron los fuegos primordiales
y el pétalo que viera derrumbarse
cuarenta años atrás.

 

Después fueron tormentas, súbitas,
desencajadas. El vendaval
arrastraba a aquella que me habita.
Por un instante   su sonrisa
se elevò como un ave parda
hacia el corazón de los relámpagos.

 

Después fue la calma.
La noche.
La soledad.
El silencio.

 

Por la mañana
descubriré en el barro
las huellas de los pies desnudos
de aquella que me habita.

 

Huellas cargadas
de  misterios de nubes y de pájaros;
con vocación de arqueólogo,
descifro su misterio
mientras los dragones del sol se apoyan en mi espalda
y las estrellas forman una masa húmeda
que se tiende en mi ombligo
como emplasto de luz.

alena_ii_by_photoport-d4e2t4h

 

GOCHO VERSOLARI

 

Imàgenes: Photoport

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.