Mordisco Erotismo del silencio (IV)

Erotismo del silencio (IV)

Gocho Versolari, Poeta

El silencio conduce mi vida

mientras una mujer

ataviada con la tarde

se asoma a la boca de las rompientes

y un nido de serpientes atraviesa el alba

y un coro de ofidios te musita en el oído

palabras sin cáscara, sin pulpa, sin hueso.

Hacemos el amor. El silencio del atardecer

penetra los huecos

de nuestros cuerpos curvados como lunas

sobre el corazón de las rompientes.

 

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.