Mordisco: El unicornio agonizante

Explotan las torres del mediodía.

Hay un leve caos que pasa inadvertido
entre el fárrago del mundo,
y luego tus pies desnudos
atraviesan el parque.

Lenta lluvia de azufre.

Gritos de gloria
que nadie escucha,
que nadie huele;

y cuando en la tarde
tu desnudez se filtre por las celosías,
no habrá anhelos de suavidad resplandeciente;
tan sólo mi cuerpo emancipado
percibirá el tuyo
como un unicornio agonizante
que procura su estallido
para volverse sol.

 

GOCHO VERSOLARI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s