Tinta Fresca: El día y su corazón de laberinto.

El día y su corazón de laberinto.

Gocho Versolari, Poeta

El día 
se presenta ante mí como una linea
a veces luminosa,
oscura a veces,
que llega indeclinablemente
a un crepúsculo azul
que desemboca en una noche
cargada de luminarias y de tules.
No siempre alcanzo a ver
los recodos y las callejuelas
que esta jornada guarda en sus ombligos;
detrás de los rostros amables
no siempre se muestran los rasgos de los monstruos.
Tu desnudez,
tu danza trasparente
en los montículos que la tarde perfila
sobre las alas de las mariposas;
es el hilo de Ariadna
cuando el día muestra sus costuras negras;
su corazón de laberinto.
A eso de las tres
los monstruos devorarán tu carne blanca
y luego de dos horas
resucitarás en mi esternón
y saldrás por mi cuarta costilla
como un grito de luz y de alboradas,
como un pan desnudo,
desaforado pan
que quiebra la prisión del horno
para precipitarse entre mis piernas
colonizar mi sexo
y levantar las tiendas cuadradas de la noche.

12549131_579481055534264_6675197444184021651_n

GOCHO VERSOLARI

2 Comments

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.