Mordisco: El asesinato del día

En su emigrar,
las aves lanzan plumones,
de a cientos
de a miles
hasta asfixiar el día
cuyo enorme cadáver
brillará en las hondonadas de tu cuerpo,
en tus cabellos,
en tu cuello
en tu vientre, bajo vientre
en tu sexo

Al caer la tarde
bailarás descalza sobre el enorme muerto
y tu danza
invocará a los pájaros asesinos:
una gota del aceite de sus plumas
una caricia de tus pies danzarines,
hará que el día resucite;
hará que en plena medianoche
asome el sol.

 

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.