El Gran Cóndor por fin atendió mi llamada. — Junco y Gacela.- Marijose

Sentada en la amplitud del acantilado, contemplando la hermosura de mi mundo, el silencio que coloca cada pieza en su lugar, de repente algo extraño ocurrió. Un gran Cóndor apareció en el hermoso y tenue cielo del atardecer y a mi lado se posó. Me gire […]

a través de El Gran Cóndor por fin atendió mi llamada. — Junco y Gacela.- Marijose

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.