FRÁGIL

lost in the village

Somos seres vulnerables educados para disimular nuestra fragilidad. La llevamos con nosotros mismos pero escondida, sin darle espacios a surgir, vivir y mostrarse, como si cargada de vergüenza nos hiciera sonrojar.

Pero llega un momento en que la fragilidad estalla, oyes un pedacito de ti romperse y ya no hay vuelta atrás. Tu yo se desmorona y quedas hecha trozos tan absurdamente pequeños que parece imposible que te puedas recomponer.

Pero tras días dándote vueltas y buscándote entre tanta pieza perdida te aceptas. Sí, te reconoces así, a pedazos, inacabada e insatisfecha, incontrolable y desecha. En una fracción de ti recuerdas eso que ya no está, en otra ves eso que ya se fue, en la de más allá encuentras las dudas, y en la otra punta de este templo, ahora despoblado, el miedo.WhatsApp Image 2018-03-14 at 20.16.18

Así, tiritando, empiezas también a coger los fragmentos de tu vida y los vuelves a mirar, tomas tus…

Ver la entrada original 282 palabras más

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s