Tinta Fresca: El sabor del silencio

El sabor del silencio

Gocho Versolari, Poeta

Suspendido en algún punto.
entre el cielo y la tierra; entre la tierra
y el inframundo
donde se arrastran las sombras y los pensamientos
gravitan azules cuando llega el crepúsculo.
Suspendido en ese punto,
me agito
procurando ver la silueta de la luna,
un trozo del antiguo lago
donde llegas descalza a las tres de la mañana
y en un instante me asomo a lo que fuera la tierra
mientras el viento de la nada llena mis oídos
Oh que silencio anhelo!
un silencio antiguo
sazonado en milenios.
Estar suspendido entre dos inmensidades
es un viaje perpetuo
en el que tropiezo con gusanos sutiles
y gorriones de sol.
Oh que silencio anhelo!
servido con gárgolas que naden en vinagre
y con índigos ogros que floten
en el cuadrante del crepúsculo
Oh que silencio anhelo!
 Por ahora
lanzo una última mirada a tu silueta
sentada en la orilla,
quizá pensando en mí sin sospecharme
en este extraño vuelo sobre tus cabellos
sobre tus trenzas verdes
sobre  tus pies grises y pequeños
que se hunden en el barro de la noche.
Suspendido sobre ti, tendrías que voltearte
y verme a los ojos antes que me aleje
total,
definitivo
hacia los cántaros del mediodía.

 

moonlit_night_by_grosha77-d4c3bth (1)

GOCHO VERSOLARI

4 Comments

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.