Mordisco: Resuena el jadeo de los cielos

Resuena el jadeo de los cielos, 

 cuando en un callejón

un gato sigiloso  trepa  los terraplenes

y pasa al otro lado de las eras

con un suave roce

que no llega a sonido. 

 

No te muevas ni hables. 

Que la casa se derrumbe de silencio.

Quiero ver en la tarde

el rinoceronte celeste de otros tiempos

pastar en nuestros pechos,

correr en nuestros pubis,

convertir en paisaje nuestra espalda,

 arrastrar noches nuevas en tu frente

y rasgar la tela negra

con los puñales de obsidiana

del crepúsculo


GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.