Mordisco: Y yo era el sol.

El horizonte se llena de libélulas
que moldean con alas
el brillo de su liberación.

Te tiendes a buscar la muerte en esta tarde
cuando las nubes se convierten en ijares
y los niños en centauros lentos
y arañan el crepúsculo y tus huellas
en el antiguo rito de hacerte regresar

¿Recuerdas?
el cielo mecía cormoranes
la fronda se nutría de tus ojos
los acantilados celebraban tus pisadas

y yo era el sol

 

GOCHO VERSOLARI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s