Monedas hechas carne

Corazones Idiotas

Las almas entran errantes
en la sala donde sólo esperan
el humo y los besos desconocidos,
donde las miradas ya no existen
y sólo queda la carne.

Esa carne se vende sin flores,
arrojada como carroña enmudecida,
convertida en alimento para los viejos rosales
que arañan los sentimientos,
despojándola de todos sus olores.

Entran errantes
los muslos,
los pechos,
el vientre,
las caderas,
los abrazos,
las miradas,
los besos,
y ya sólo salen
con los pies por delante.

Iñaki Navarlaz Rodríguez (A la contra)


Imagen de Public Domain Pictures (Pixabay) – editada

Ver la entrada original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s