Albero

Charo Bernal Celestino

Me quito los tacones cuando escribo.
Me gusta hundir los pies, con suavidad,
en la arena del albero.
Otros pisarán mis huellas, aún calientes,
sin saber si hoy sangré,o no, en esta plaza,
de donde pocas veces salgo indemne.
Muchos pañuelos blancos agitándose
y, sin embargo,
ninguno enjuga mis lágrimas.

Ver la entrada original

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s