Opacidad cristalina III

Por el hueco de la escalera

Mi cuarta participación en “El Instante Varado”.

Reanudemos
la marcha
en ascenso
bajada
dá.
Languideces en el rellano de los fornicadores
y catapultas
gusanos hechos larvas.
El ciclo comienza y no parece acabar. Sólo déjame enjugar esa gota de oro fino que resbala por el trapo
cuando ves que es lo único
que queda.

Resuelve fórmulas matemáticas: ceros
ceros
y ceros.
Gasta cuanta pluma veas de aquel árbol impreso en la pared.

Todo es falso.
No pongas tres dimensiones en el plano. Éste se las va a comer. Nacerá un punto que es la muerte de los tres ejes.
Déjate de equis, íes griegas y zetas. Rompe con el pasado
re
mi
fa
sol
(a)
con tu presencia, que dicta órdenes de abajo. El mundo del revés. Así es como debería ser.

Yo sólo quería consolarte, alejarte del ruido acogedor del silencio más sordo.
Un día, te lo prometo…

Ver la entrada original 98 palabras más

2 Comments

    1. Querida Marina: no me tienes que agradecer. Si bien es importante que uno trate de mejorar sus letras, de ver lo que está mal, también es importante tomar conciencia del propio talento, de la fuerza que te lleva a escribir y que se traslada a tus textos. Una vez que los creas, ellos brillan por sí mismos. Te repito: es bueno que sigas puliéndolos, que sigas creciendo para hacerlos mejores, pero también que veas su excelencia. Besos y abrazos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s