Mordisco: Amasamos el Sol

Luego de mirarte a los ojos,
el monstruo te devoró con lentitud

Atardecía
y en pleno sueño de la bestia,
emergiste de su ombligo:
bella,
desnuda,
luminosa.

Entonces llegaste hasta mi cama
y amasamos el sol.

 

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.