Tinta Fresca: Las estrellas vomitan golondrinas y azafrán

Las estrellas vomitan golondrinas y azafrán

Gocho Versolari, Poeta

Los restos de un derrumbe desvelado
apelmazan mi esternón. El Señor de mis Huesos
es una joven hermosa
que mueve caderas y pestañas
en un afán de seducir,
de seducir…
(¿a quién podría conquistar un hueso?)
Luego se aleja
por las avenidas de esa tarde
que suele morder alguna entraña
para obtener la luz oscura de mi sangre.

dari_kurbatovaa_by_duongquocdinh-d9ull0r

Los restos del derrumbe se apilan, se apisonan
caen uno sobre el otro, sobre el de más allá
y un dolor jubiloso me sube desde el vientre
“Toda muerte libera”
me dices luego de haber bebido tu veneno.
Te observo: reclinada,
sonriente, sueltos los cabellos,
cubierta por la túnica azul y trasparente.
Acabas de pintar las uñas de tus pies; te digo:
“estás más hermosa que nunca
en tu agonía”
y la noche se precipita desde las cortinas
y juguetea en tus pezones.
El brillo de Venus
entra por tu sexo
y yo acomodo los escombros de mi pecho,
y acaricio tu enamorada muerte
que terminará en el preciso instante
en que las estrellas vomiten esa pringosa mezcla
hecha de golondrinas
y de azafrán.

 

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.