Video Poema: Los Senos de la Verde Tía

Los Senos de la Verde Tía

Gocho Versolari, Poeta

 

Uno caído, el otro firme. 

Un pezón hacia abajo

del color de los árboles de fines del otoño.

El otro que sube cuando nos amamos,

aunque lo hagamos en el corral de los cochinos,

o entre las sábanas de raso de la cama

que perteneciera a  tu abuelo el cura;

aunque lo hagamos encaramados 

en los andamios del día

o cabezas abajo en nidos de murciélagos.

dream79_by_ambrits-d68yebp

El verde pezón de la tía sigue allí,

apuntándonos,

como el ojo de Dios,

el que todo lo observa. Es el pezón,

con  el color de los pinos del verano, 

de las estelas que dejan los pájaros en cada primavera;

sabe aullar: lobo en celo,

modula la música que suena dentro de nosotros

cuando te penetro y me penetras, 

cuando te cubro y me fundo,

cuando nos transfundimos 

las porciones  luminosas de las sangres

y el canto sube como una marea

invisible,

súbita; como ese  río

que de pronto precipitaran

 las estrellas. 

 

GOCHO VERSOLARI

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.