Vídeo Poema: Déjame tan sólo el Sol

Déjame tan sólo el Sol

Gocho Versolari, Poeta

 

No quiero crear. Me niego

a tarantulear noches con cencerros prestados,

a corotar pedúnculos en desiertos de espárragos,

a arracimar huellas sobre pendones de alúmina.


Si te basta dejar caer la mano hasta mi muslo

y caminar hacia mi lecho con un pie

frente al otro

y al otro

y al de más allá, si te basta

beber tres camellos antes de entrar en mi cama

y desabrocharte la blusa justo antes de los manantiales

que  arrojan los ardientes,

  infiernos desbordados de la noche.


No quiero crear. Gritan las aves ocultas en un instante.

Una bandada azul que cabe en la jaula de un punto,

que se resiente cuando octubre baja la cabeza

y embiste a los niños marrones que pasean

por la séptima terraza que se eleva en puntas de pie

para alcanzar a las estrellas.

 

 

Vicente Romero Redondo 1956 - Spanish Figurative painter - Tutt'Art@ (29)
Ahora te alejas

hacia la colina donde te hundes crepúsculo a crepúsculo.

Regresarás en la siesta de mañana. La noche

te brindará goteros

con los que recogerás el agua de la locura

y me la darás a beber un instante apenas,

apenas un instante

en que un apocalipsis niño se arroje del décimo piso

de los racacielos que guardan la serenidad de la tarde.

No te lleves el pan que las luciérnagas trazan. 

No te lleves mi locura. 


Déjame


tan solo 



el Sol.

 

 


GOCHO VERSOLARI

 

Ilustración: Vicente Romero Redondo

10 Comments

      1. Querido amigo: te pido disculpas. Realmente no sé por qué te asocié siempre con una identidad femenina. Te confieso que en mi caso no me importaría; al respecto tengo opiniones muy precisas que por supuesto no obligo a nadie a seguir: píenso que más allá de la realización en uno y otro sexo, el hombre o la mujer deben tratar de realizar en sí un ideal andrógino, se lo entienda como se lo entienda. Además, más allá de la diferenciación sexual que impone la sociedad, valoro tu amabilidad, tu don de gentes y tu talento. Un fuerte abrazo.

      2. no pasa nada……
        si lo que me hace gracia, es que no es la primera vez!!!
        jajajjjaja
        ademas, alguno y alguna me han dicho que escribo lo que siento como una mujer…
        será que hansido demasiados años de guardar??

        un abrazo gocho

  1. Primero pondero los tropos y figuras que más poder me parecen que tienen: la metagoge de “cuando octubre baja la cabeza”, la metáfora de “los niños marrones”, la personificación “el pan que las luciérnagas trazan” ¿En qué reside su poder, el cual se manifiesta en efectos consumatorios de encantar a los lectores y ulteriores de producir cambios internos y externos? Los dos primeros en su frescura, en su falta de antecedentes, en no parecerse a otros y el último en la gran cantidad de paradigmas ( cadenas asociativas, incluso tradicionales como connotar tanto masonería como el tema de la civilización de pan, por dar un ejemplos) y en su poder de síntesis. El poema todo es un fluir de sintagmas que nos encanta muy amenamente y sorprende también con algún neologismo o algún verbo que el drae ya ha perdido.

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.