Tinta Fresca: La Sacra Prostitución de mis Abuelas.

La Sacra Prostitución de mis Abuelas.

Gocho Versolari, Poeta

 

Si en mis ensoñaciones atravieso el techo, 

logro llegar a una calle que es mi calle

y no es mi calle:

monstruos invisibles,

 la recorren hacia  arriba 

la recorren hacia abajo

mientras tragan  los últimos  enjambres 

de las avispas furiosas del otoño. 


Si en mis ensoñaciones atravieso las paredes, 

 encuentro a los temibles guardianes del umbral. 

Entonces cambio el sexo

para ejercer con ellos 

la sacra prostitución de mis abuelas

que me permite acceder a sus breves paraísos 

antes de regresar a mi sueño y a mis pájaros,

a mis esperas y mis melancolías,

a mis silencios,

a mis atronadoras voces

cuando en la madrugada me desnudo 

y  vocifero en la terraza  los  poemas.

para  desesperación de los vecinos.

 

 

Si en mis ensoñaciones

atravesara  los barrotes cotidianos,

podría verte en el baño

extasiada, 

descalza,

 de puntillas

tratando de alcanzar mi espuma de afeitar

a la que llamas

“el elixir de la inmortalidad”.

a_bodything_by_ChrissieRed


Me bastaría  entonces

arropar tu mirada como si fuera un niño,

mecerte en mis brazos por un instante leve

y pedirte que regreses a los lechos de mi sangre,

que aguardes mi llegada

a esa hora de la noche

en que  el sexo levantará  pulgares,

en que las luces de la tierra

se treparán al humo verde de la antigua anciana

y después de tomar la forma de tus ojos

blanquearán alas de murciélagos

y esta nostalgia oscura

que me cuece en el pecho

y  prepara cocidos de vía láctea;

esa nostalgia que sacude,

que arrastra 

 

 

una 


por una


las estrellas.


GOCHO VERSOLARI

 

8 Comments

Comenta. Comenta. Son importantes tanto las caricias como las bofetadas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.